Efímero, una nueva revelación en Madrid

Hay pocas cosas en la vida que me gusten más que descubrir restaurantes nuevos en los que, además, comas de maravilla y recuerdes esos platos durante mucho tiempo. Hoy, os dejo uno de esos sitios: Efímero, en Madrid. 

Hay pocas cosas en la vida que me gusten más que descubrir restaurantes nuevos en los que, además, comas de maravilla y recuerdes esos platos durante mucho tiempo. La RAE, por ejemplo, define a la gastronomía como el arte de preparar una buena comida y también como la afición al buen comer. Y, aunque estoy de acuerdo, para mí es algo más.

No hay nada mejor para conocer una ciudad o país que disfrutando de su gastronomía. Incluso, si me apuras, la personalidad de una persona también se puede vislumbrar a través de su forma de cocinar. Esa típica frase que solemos decir de que, para conquistar a alguien, empezar por el estómago es una muy buena forma. Y en verdad es así. Porque la gastronomía no es solamente comer, sino lo que ese plato te transmite, lo que te evoca o a dónde te transporta.

Por eso, me hacía especial ilusión poder compartir contigo, que lees este blog, mis restaurantes favoritos, ya no solo de Madrid, sino de aquellos lugares a los que viajo. Dicho esto, y sin más preámbulos, iniciamos este espacio con la visita que hice hace un par de semanas a Efímero (C/Marqués de la Ensenada 16, Madrid).

Con vistas a la Plaza de Colón, este restaurante, cuya apertura fue hace apenas tres meses, está dirigido por Joaquín Serrano, un chef de solo 27 años que está nominado a mejor cocinero revelación. Esta juventud es común también en el resto del equipo, no solo en la cocina, sino también el comedor, puesto que el personal de mesa no debe de superar como media de edad los 30 años, o el sumiller, de la misma edad que el cocinero. 

Para empezar, Joaquín ha comprendido muy bien que, para destacar en una ciudad tan grande como Madrid, cuya oferta gastronómica es amplísima, es necesario ser distinto. Por ello, en Efímero no existe una carta como tal, sino una lista de platos que el chef redacta manualmente cada día, elaborados con productos de temporada pues, de hecho, no poseen congelador. Otra de las características del lugar es que se pueden pedir desde “raciones” enteras, hasta medias o cuartos, lo que te ofrece la posibilidad de probar muchas más cosas.  

Nada más sentarnos en la mesa, nos sirvieron como aperitivo una sobrasada de Mallorca casera que, mezclada con los excelentes panes que tenían (a destacar el de aceitunas), fue una forma muy buena de empezar la velada.

Como entrantes, nos decantamos por el puerro braseado con meuniere trufada, alcachofa fresca confitada, anguila y foie – acompañada de una crema deliciosa,-, y, el que para mí fue el mejor plato de la noche: la torrija salada con caldo ahumado de cebolla.

Precisamente, con este plato, el chef salió para rallar en directo una pieza de trufa blanca, mientras nos explicaba en qué consistía la creación. El sabor de la trufa, mezclado con el del caldo de la cebolla, que era simplemente delicioso, lo convierte en algo sencillamente exquisito.

De segundos, nos decantamos por el salmonete a la brasa, jugoso y delicioso, acompañado por una noisette de calabacín; y la lasaña de pato azulón con pera y granada, cuya crema de foie estaba espectacular. 

Por último, como postres, probamos la tarta de queso y las milhojas de manzana al Haba Tonka. Este último, mejor que el primero. Aunque, sin duda, los postres fueron el punto débil de todo el menú. Y no porque estuvieran malos, sino, simplemente, porque estaban buenos sin más. 

En resumen, Efímero es un restaurante perfecto donde probar platos distintos, moderadamente creativos pero con una marcada influencia francesa. Cargados de sabor, bien presentados y con esa característica tan especial de ser siempre productos de temporada. 

Según la RAE, Efímero es aquello que dura poco en el tiempo. Suponemos que esta definición va acorde a transitoria ‘carta’, porque estoy segura que este restaurante permanecerá durante mucho tiempo entre las referencias gastronómicas de la capital. 

  • Dirección: Marqués de la Ensenada, 16. Madrid. 
  • Teléfono: 910 52 69 28.
  • Web: efimeromadrid.com
  • Cierra: domingos noche y lunes.
  • Precio: 50€ por persona. 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *