Tres mascarillas caseras que SÍ funcionan

Si me sigues por Instagram, sabrás que soy muy fan del momento mascarilla justo antes de dormir, sobre todos los domingos (el día oficial de ponerse mascarillas). Me encanta probar constantemente marcas y tipos distintos: detox, iluminadoras, hidratantes… Sin embargo, de vez en cuando, me gusta poder hacer mis propias mascarillas en casa. Hoy, os dejo mis tres favoritas para que luzcas una piel glow sin salir de casa.

Yo no sé tú, pero todos los días voy con prisas a cualquier sitio. Ya sea al trabajo, al gimnasio y hasta comprar el pan. Nunca tenemos tiempo suficiente para tener tiempo. Sin embargo, últimamente me estoy obligando a tener un pequeño tiempo para mí, para intentar ser un poco más consciente de que los días pasan muy rápido. Y una de las formas que más me gusta para dedicarme tiempo es a través de la mascarilla. Puede parecer una tontería, pero te aseguro que el mimarte durante quince minutos, por ejemplo los domingos, te ayudará a coger la semana de forma distinta. 

Por eso, he preparado este post con la receta de tres mascarillas caseras que me encantan porque, entre otras cosas, funcionan y muy bien. Así que, ya no tendrás excusa para no mimarte («es que no tengo mascarillas en casa…»). Apunta estos ingredientes y, en función de lo que busques lograr en tu piel, ponte manos a la obra y busca tu momento para mimarte. 

  • Mascarilla para minimizar los poros abiertos: Lo primero que tienes que tener en cuenta es que el poro no puede cerrarse (de hecho, sería una mala noticia). Pero si has tenido la «suerte» de tener el polo muy dilatado como yo, podemos buscar opciones para disimularlo. Por supuesto, lo básico en este truco es mantener la piel limpia, ya que si te saltas este paso, aparecerá los temidos puntos negros, que obstruirán nuestros poros con suciedad. Si aun cumpliendo a raja tabla tus poros siguen dilatados, apunta esta receta porque te encantará. Nuestro principal ingrediente será una clara de huevo, alta en proteínas y con propiedades reafirmantess; un limón exprimido, un gran astringente y una cucharada de miel, con propiedades hidratantes. Bate todos los ingredientes hasta buscar una textura espumosa y coloca sobre tu rostro limpio con una brocha. La consistencia es muy líquida, así que deberás hacerlo por capas (aplica la primera, deja secar, y después la segunda). Ahora, deja actuar durante 30 minutos hasta que notes que la piel se queda tirante y la mezcla seca. En ese momento, simplemente lava tu piel con agua tibia y alucina con el glow que te queda. 
  • Mascarilla antiacné: Si quieres prevenir la aparición de granitos o, simplemente, quieres intentar que el que ya tienes se vaya cuanto antes, toma nota de esta receta súper efectiva. Esta mascarilla se prepara machando un plátano maduro, alto en vitamina C, que nos aportará luminosidad, alto en potasio y magnesio, que nos ayudarán a mantener limpios los poros; una cucharada de bicarbonato de sodio, un potente antibacteriano cuya textura nos servirá además de exfoliante: medio limón exprimido, un gran astringente natural que nos ayudará a controlar la grasa de nuestra piel. Deja actuar durante 20 minutos y, al retirar, hazlo en movimientos circulares, aprovechando el grano del bicarbonato de forma exfoliadora. 
  • Mascarilla de luminosidad: Si notas tu piel apagada, mate y sin nada de brillo natural de la piel, esta mascarilla lleva tu nombre. Para prepararla, necesitarás 1/3 de copos de avena, que a parte de ayudarnos a rehidratar la piel, tiene acción calmante y ayuda a limpiar la suciedad de nuestros poros, y que deberás mezclar con 1/2 taza de agua caliente. Deja reposar durante unos minutos hasta que los copos absorban el agua. Después, añade una cucharada de miel y otra de yogurt natural, que nos ayudará a dar ese aporte de luminosidad que tanta falta nos hace. Cuando tengas la mezcla, coloca una capa gruesa sobre la piel y deja actuar durante 15/20 minutos. Después, aclara con agua tibia. 

Estoy convencida de que estas mascarillas te van a funcionar. Así que ya no hay excusa para no dedicarte unos minutos a mimarte porque, para eso, nunca es tiempo suficiente. ¡Espero que te guste! 

 

Fotografías Freepik. 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *